Bibliadetodos

Un Matrimonio en el Paraiso

DESCARGAR
UN MATRIMONIO EN EL PARAISO Gn. 2:18-25
OBJETIVO:
Conocer los fundamentos establecidos por Dios desde la creación de la humanidad, para cumplir con la bendición de fructificar y multiplicarnos mediante el pacto matrimonial.
VERSICULO PARA MEMORIZAR:
“Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Gen. 2:24.
TEMA:
En la clase de hoy veremos que después de que Dios creó al hombre y lo puso en ese hermoso jardín de Edén, vio que Adán estaba incompleto, no podría cumplir con la bendición que les había dado a todos los seres vivientes de fructificar y multiplicar, porque estaba solo, no había alguien más de su misma especie que le ayudara para llevar a cabo el propósito de Dios. El SEÑOR vio que eso no era bueno y se propuso hacerle una ayuda idónea para el hombre como complemento. Idónea significa insustituible, opuesta.

Entonces empezó la búsqueda de la ayuda idónea para el hombre y el SEÑOR le llevó a Adán a todos los animales para que les pusiera nombre, pero entre todos esos animales que fueron creados del polvo de la tierra al igual que al hombre no se encontró ninguna ayuda adecuada para él.

Así que el SEÑOR hizo que Adán se quedara profundamente dormido y le sacó una costilla y cerró la carne en el lugar de donde la había sacado. Con la costilla hizo a la mujer y se la llevó al hombre. Esta era la ayuda idónea para el hombre no la hizo del polvo, sino que la hizo del hueso y de la carne del hombre.

Así fue como Dios formó la primera familia para llevar a cabo la bendición de fructificar y multiplicar.

Para que el hombre y la mujer cumplieran este propósito tenían que trabajar juntos, en equipo, ayudándose el uno al otro, a esto se le llamó matrimonio, que es un pacto, entre el hombre, la mujer y Dios.

El pacto del matrimonio es para cumplir el propósito de Dios. Él SEÑOR estableció el pacto matrimonial entre un hombre y una mujer como un proceso compuesto de tres partes:

a) Dejar – a su Padre y Madre.
b) Unir – A su mujer (esposo)
c) Ser – Una sola carne.

En un pacto dos personas se visten de una sola, porque tienen un mismo propósito, que juntos puedan glorificar a Dios. La palabra de Dios nos dice que un pacto es importante porque dos son mejores que uno. (Eclesiastés 4:9-12), ayudándose uno al otro (Prov. 10:12), además al entrar en una alianza, los miembros del pacto tienen la responsabilidad de defenderse mutuamente de sus enemigos. (Isaías 54:15) teniendo como aliado al Señor.

Tags :