Bibliadetodos

La Paz de Dios Viene del Dios de Paz

Esto es lo que Jocelyne me escribió hace algún tiempo: “Estaba en medio de una gran tormenta y empecé a entrar en pánico a causa de mis problemas familiares. Oraba a Dios y me agarraba a Él con todas mis fuerzas, pero no lograba encontrar la paz. No comprendía lo que me pasaba. Una mañana, leyendo Un Milagro Cada Día, el mensaje de ese email penetró en mi corazón. ¡No estaba sola, Dios me veía! Él sabía todo lo que me pasaba. ¡Estaba ahí! Entendí que debía apoyarme en él, dejarle actuar y poner mi carga a sus pies. En ese mismo instante, la paz que tenía antes regresó de golpe. Fue instantáneo, tuve la convicción de que todo se iba a arreglar”.

La Biblia dice: “Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús” (Filipenses 4.6-7).

Hasta ahora, ¿qué es lo que ha provocado tu preocupación? ¿Cuáles han sido sus resultados en tu vida, aparte de robarte la paz?

  • ¿Te ha quitado la confianza, llevándote a construir muros entre tú y tu entorno?
  • ¿Ha influenciado tus decisiones hasta llevarte a una situación que lamentas?
  • ¿Ha tenido un impacto en tu salud?
  • ¿Te ha dado alguna vez resultados positivos?

Tengo una buena noticia para ti, [email protected] [email protected]:

Dios es tu paz (Efesios 2.14). La paz no es solo algo que Dios da, sino que es también quien es Él. Él ES el Dios de paz. Jesús nos lo dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).

Hoy créelo con toda seguridad: la paz de Dios viene del Dios de paz. Él es el Príncipe de paz. Igual que Jocelyne, ¡recibe Su paz!