Bibliadetodos

La fidelidad ante la debilidad

DESCARGAR
LA FIDELIDAD ANTE LA DEBILIDAD Gn. 20:1-18
OBJETIVO:
Asombrarnos de la fidelidad de Dios en la vida de Sus escogidos, cumpliendo Su plan en ellos, a través de ellos y aún a pesar de ellos.
VERSICULO PARA MEMORIZAR:
“Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo.” 2 Timoteo 2:13.
TEMA:

En la clase de hoy veremos que nuevamente la fe de Abraham y Sara en el Señor de debilitó, poniendo en peligro el plan de Dios para continuar con la descendencia de la cual nacería Jesucristo nuestro Salvador. Pero a pesar de eso Dios siempre los estuvo cuidando para cumplir el plan que tenía para sus vidas.

Después de que Abraham vio como el Señor destruyó Sodoma, se fue a vivir a Gerar, esta era una ciudad a la que Abraham no debía haber ido a vivir porque los habitantes de ese lugar no amaban ni obedecían a Dios.

Al igual que lo hicieron con el Faraón algunos años antes, Abraham y Sara se pusieron de acuerdo para mentirle al rey de Gerar.

El área más débil en la vida de Abraham era que descuidaba su comunión con el SEÑOR y a veces no oraba, entonces se le olvidaba que Dios siempre lo estaba cuidando y mentía siempre que creía que estaba en peligro. A pesar de que Abraham dejaba de orar el SEÑOR permanecía siendo fiel al plan que tenía para él y para Sara.

Abraham tomó una decisión incorrecta y le presentó al rey de Gerar a Sara, como su hermana y entonces el rey se la llevó a su casa, porque quería casarse con ella.

Un día Dios le advirtió a Abimelec por medio de un sueño que iba a cometer un gran error, que podría tener consecuencias muy grandes que afectarían a toda su familia, porque Sara estaba casada y su esposo era un profeta. Es decir que el SEÑOR lo había escogido para llevar su mensaje a otras personas que no lo conocían.

El rey Abimelec, a pesar de ser una persona que no amaba a Dios, obedeció su voz y le devolvió a Abraham a su esposa. Además, le dio ovejas, ganado y esclavos, como una forma de mostrarle que estaba arrepentido por lo que había hecho.

Abraham trató de engañar al rey pensando sólo en su bienestar, no pensó en obedecer la Palabra de Dios.

Después Abraham oró por el rey Abimelec y Dios les trajo bendiciones a él y a toda su familia.

Tags :