Bibliadetodos

La confirmación de la promesa

DESCARGAR
LA CONFIRMACIÓN DE LA PROMESA Gn. 22:1-24
OBJETIVO:
Fortalecer nuestra identidad de fe; observando la primera y extraordinaria representación bíblica del plan y la promesa de nuestra redención.
VERSICULO PARA MEMORIZAR:
“Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto.” Génesis 22:14.
TEMA:

En la clase pasada aprendimos sobre una prueba o examen que el SEÑOR le puso a la fe de Abraham, y en con esta prueba Abraham aprendió y entendió el plan que Dios tenía para salvarnos del pecado.

Después de que se cumplió la promesa del SEÑOR en la vida de Abraham y Sara de tener un hijo, pasaron algunos años y su hijo Isaac creció hasta ser un hombre

El SEÑOR quería probar la fe de Abraham y nuevamente le habla.

El SEÑOR le pidió a Abraham que llevara a su hijo Isaac a un monte y que lo ofreciera en holocausto como adoración al SEÑOR. Los holocaustos siempre se hacían con un cordero que se entregaban a Dios en adoración y para el perdón de los pecados.

Abraham estaba confundido, no entendía porque el Señor le pedía esto, que era algo muy difícil de hacer para Abraham, pues Isaac era el hijo que el SEÑOR le había prometido y lo amaba. Pero Abraham amaba más a Dios, así que confió en Él y obedeció lo que el SEÑOR le estaba pidiendo.

Dios le dio instrucciones a Abraham de lo que debía hacer porque conocía su fe. Así que Abraham preparó todo para el holocausto y se dirigió al lugar que Dios le indicó. Abraham creyó y obedeció al SEÑOR, él estaba dispuesto a entregar a su hijo al SEÑOR, y cuando todo estaba listó para el holocausto, Dios le habló a Abraham.

Dios realmente no quería que Abraham le hiciera daño a su hijo, sólo se trataba de una prueba a su fe. De esta manera el SEÑOR le enseñó a Abraham como se llevaría a cabo su plan para salvar al mundo del pecado.

El plan de Dios era enviar a Su único Hijo, Jesús, Él tomó voluntariamente nuestro lugar en la cruz y recibió el castigo que nosotros merecíamos; y aunque Abraham realmente no sacrificó a su hijo, para Dios fue como si lo hubiese hecho.

La fe de Abraham pasó la prueba, demostrando que tenía un corazón dispuesto a obedecer a Dios y a hacer lo que él le pidiera.

Tags :