Bibliadetodos

Jesús es Nuestro Reposo

DESCARGAR
JESUS NUESTRO REPOSO Gn. 2:1-17
OBJETIVO:
Recibir la invitación que Dios nos hace a entrar en el día más sublime de su plan para la creación; el día donde Él mismo reposó.
VERSICULO PARA MEMORIZAR:
“Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.” (Génesis 2:3)
TEMA:
En la clase de hoy aprenderemos lo importante que es el séptimo día, un día que Dios escogió como el día de Reposo.

Ya aprendimos que Dios creó el universo y todo lo que existe en 6 días y observó que todo lo que había hecho era muy bueno y el séptimo día terminó toda su obra, ya no tomó más días ni creo más cosas. Todo lo que Dios necesitaba para llevar a cabo su plan, ya lo había creado. Así que reposó el séptimo día, no porque estuviera cansado, sino porque Él nos da el ejemplo de que necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades diarias. Reposo significa "descansar, o parar, o dejar de trabajar." La Palabra de Dios nos dice que Dios santificó el séptimo día, es decir que lo “apartó” para descansar de nuestras ocupaciones y que sea un tiempo para adorarle y para recibir sus instrucciones teniendo comunión con Jesús y su Palabra.

Ahora Moisés nos explica con más detalle cómo la tierra dio origen a las plantas y a los árboles y cómo el SEÑOR creó al ser humano.

Primero nos explica que cuando Dios separó las aguas, el agua que quedó abajo en la tierra, brotaba y regaba el suelo para que crecieran los árboles, las plantas y toda clase de árboles hermosos y de frutos deliciosos.

Entonces Dios el SEÑOR plantó un huerto en Edén. Aquí salía un río que corría a través del huerto para regarlo. Después el río se dividía en cuatro, y en estos ríos había oro y plantas con las que se hacen perfumes muy finos, y piedras preciosas.

En el centro de este hermoso jardín Dios el SEÑOR plantó dos árboles; el árbol de la vida y también el árbol del conocimiento del bien y del mal.

Pero en este jardín tan hermoso no había quien lo cuidara y entonces Dios el SEÑOR formó el cuerpo del hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz el aliento de vida, es decir que le dio de su Espíritu y fue así como el hombre se convirtió en un ser vivo.

Después Dios puso en el jardín de Edén al hombre que había creado para que lo labrara y lo cuidara, y le dio un mandamiento, le dijo que podía comer del fruto de todos los árboles que había en el huerto, pero sólo del árbol del conocimiento del bien y del mal no podía comer, porque el día que comiera del fruto de ese árbol moriría. Es decir que si desobedecía a Dios conocería el mal y quedaría fuera del reposo de Dios y separado de la comunión con Él.

Jesús es nuestro reposo espiritual permanente, no sólo es de un día, es la provisión de Dios para nosotros permitiéndonos descansar de hacer cosas buenas sin Cristo para ganar la salvación. Gracias a Jesucristo podemos tener comunicación directa con Dios y entrar en su reposo cuando pasamos tiempo orando y leyendo su Palabra.

Tags :