Bibliadetodos

Entra en la tierra de las Promesas de Dios

¡Me encanta planificar mis viajes! Me gusta buscar información y crear rutas en mi teléfono móvil, para no perderme ningún sitio importante durante mi visita

Cuando Dios llamó a Abraham, sin embargo, no le dio muchos detalles acerca del viaje que tenía por delante. Como dice la Biblia: “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba” (Hebreos 11:8). Abraham salió literalmente, no solo de su zona de confort, sino de todo lo que era conocido para él. ¡Varias veces me he sentido así en mi vida!

Cuando conocí a Belinda, mi esposa, fue una odisea total. Vivíamos en diferentes continentes, y tuvimos que planificar todos los detalles para poder ir a visitarnos y conocer así a nuestras familias. Comenzar una relación a 8.000 kilómetros de distancia, como podrás imaginar, no es fácil, pero hubo un momento que para mí lo cambió todo: esa noche en la que le pregunté al Señor si realmente era Su voluntad que empezásemos nuestra relación, y Él me contestó con una paz sobrenatural. ¡Belinda tuvo una experiencia similar, por lo que dimos el paso!

Recuerdo un día en mi primer viaje a los Estados Unidos en el que Belinda y yo estábamos disfrutando juntos de un agradable paseo por el parque al atardecer. No teníamos ni idea de cuándo podríamos volver a vernos una vez ese viaje se hubiese terminado, no teníamos dinero ni facilidades para viajar, y había muchos obstáculos en el camino… pero esa tarde sencillamente oramos mientras paseábamos, dando gracias a Dios con gran gozo por todo lo que Él iba a hacer en nuestras vidas, y declarando y confesando que Él iba a abrir caminos donde parecía imposible. ¡Y ha sido tan precioso ver que Dios ha hecho exactamente eso, mucho más de lo que hubiésemos podido incluso imaginar!

Mi querido(a) amigo(a), ¡cuando sales de tu zona de confort, entras de lleno en la tierra de las Promesas de Dios! Y cuando estás ahí, ya no quieres volver atrás =) Dios tiene bendiciones increíbles esperando por ti, así que no tengas miedo: solo escucha Su voz, ¡y da el primer paso!