Bibliadetodos

El regreso a la obediencia

DESCARGAR
EL REGRESO A LA OBEDIENCIA Gn. 21:1-34
OBJETIVO:
Confiar en la fidelidad de Dios que visita diariamente nuestras vidas y produce obediencia para el cumplimiento perfecto de Sus promesas.
VERSICULO PARA MEMORIZAR:
“Y circuncidó Abraham a su hijo Isaac de ocho días, como Dios le había mandado.” Génesis 21:4.
TEMA:

En la clase de hoy veremos que después de mucho tiempo se van cumpliendo las promesas del SEÑOR en la vida de Abraham y Sara y nace Isaac y por medio de él el SEÑOR prolongaría su pacto con Abraham.

Ya habían pasado muchos años desde que el SEÑOR le prometió a Abraham darle una descendencia muy grande y durante este tiempo la fe de Abraham y Sara algunas veces era fuerte, cuando pasaban tiempo de comunión con Él y le obedecían, y a veces su fe era débil por descuidar su tiempo de comunión con el SEÑOR, haciendo que se retrasaran las promesas de Dios.

El SEÑOR cumplió sus promesas con Abraham y Sara exactamente como les había prometido y como él les había dicho

Cuando ya eran muy viejitos y cuando ya para ellos era imposible tener un hijo, el SEÑOR cumple su promesa y Sara tuvo a su hijo. Después de que nació su hijo la fe de Sara en el SEÑOR se fortaleció.

Abraham y Sara obedecieron al SEÑOR y cuando nació el niño le pusieron el nombre de Isaac.

Abraham recordó y obedeció el mandamiento que le había dado el SEÑOR y circuncidó a Isaac. Recordemos la circuncisión era una marca física que debían tener todos los descendientes de Abraham y así formar parte del pueblo escogido de Dios.

Después de que nació Isaac, Ismael empezó a portarse mal con él y Sara le pidió a Abraham que despidiera a Agar y a su hijo Ismael.

Abraham se puso triste y no quería hacerlo, pues Ismael también era su hijo. El SEÑOR le dice a Abraham que no se preocupe por ellos pues Él los cuidará y hará una nación a través de Ismael.

Pero le recuerda que por medio de Isaac se prolongaría su pacto y continuaría la descendencia de la cual nacería Jesucristo nuestro Salvador.

La obediencia de Abraham al SEÑOR se empezó a notar en su vida y el rey Abimelec que no amaba a Dios, hizo un pacto con Abraham porque vio que Dios le ayudaba en todo lo que hacía.

Abraham continúo viviendo en esa región y como era su costumbre adoró al SEÑOR como un testimonio de su fe en Dios.

Tags :