Bibliadetodos

Combustible para el avivamiento

¿Recuerdas lo que ocurrió con los discípulos cuando Jesús ascendió a los Cielos? Estuvieron durante días esperando y orando, hasta que un día recibieron el Espíritu Santo, tal y como Jesús les había prometido. Desde ese momento, todo cambió.

Pasaron de tener miedo, a estar llenos de coraje y valentía para predicar ante miles, y ver milagros allí donde iban. Jerusalén, Israel y todo el mundo de la época fue conmovido por el mensaje de Jesús, y eso fue posible gracias a la valentía y el coraje de estos primeros cristianos, y de los que les siguieron.

Mira lo que dice este pasaje de la Biblia: “… el Reino de los Cielos está emergiendo con fuerza, y las personas apasionadas se han apropiado de su poder” (Mateo 11:12, traducido de TPT). ¡Me encanta este enfoque! Dios está haciendo Su preciosa obra, y está extiendo Su Reino aquí en la tierra a través de aquellos que tienen hambre y sed de Él, aquellos que están apasionados por estar con Dios y que creen en Su poder.

Mi querido(a) amigo(a), ¡tu comunión con Dios es el combustible para el avivamiento! El Espíritu Santo quiere llenarte de esta misma fe, valentía y osadía que manifestaron los primeros discípulos, para que puedas brillar con la luz de Jesús, y cambiar el mundo a tu alrededor.

En este día, haz de Dios tu pasión, el mayor anhelo de tu vida. Llénate de Él, de Su Presencia mientras le buscas en la oración y en Su Palabra, hasta que se convierta en algo irresistible.

¡Tú también vas a ver milagros! Lo creo de todo corazón