Bibliadetodos

¿Qué nombre le darías a tu espada?

Si te preguntase cuál es el arma por excelencia de un soldado de la antigüedad, ¿cuál es la que te vendría primero a la mente? Seguramente sería la espada, ¿verdad? Con ella puedes atacar y defenderte de manera efectiva.

La espada siempre ha sido el arma más representativa de la armadura. A lo largo de la historia, los grandes generales y guerreros han llegado incluso a poner nombre a sus espadas, para de esta manera ensalzar las proezas que hicieron con ellas.

Dios nos ha dado una espada tremendamente poderosa, y tiene también nombre: se llama “la Palabra de Dios”. Esto es lo que dice la Biblia: “Tomad también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Efesios 6:15). La Palabra de Dios es una espada espiritual:

  • Es una espada que no mata, sino que da vida en lo más profundo de tu ser.
  • Es una espada efectiva, tremendamente útil en medio de las batallas.
  • Es una espada de doble filo, con la que puedes defenderte y atacar.

Querido(a) amigo(a), es tiempo de que uses tu espada, de que te aferres a las promesas de Dios para tu vida. ¡Dios te ha dado Su Palabra, y Él no falla!

Vamos a orar: “Señor, te doy gracias porque Tu Palabra es mi sostén. Ella es la espada con la que discierno las mentiras, con la que bloqueo los ataques, y con la que hago huir al enemigo. ¡Gracias por Tu Palabra de verdad, Señor! Ayúdame a usar esta espada de la manera más efectiva posible, Dios mío. En el Nombre de Jesús, ¡Amén!”