Bibliadetodos

Los designios del Señor

“antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos; 6en pureza, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero, en palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra; por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces; como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos; como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo. ” (2 Corintios 6:4-10)

Un soldado anónimo escribió lo siguiente hace casi un siglo:

Pedí a Dios que me hiciera fuerte para sobresalir … me hizo débil para que aprendiera a obedecer humildemente.

Pedí ayuda para hacer obras más grandes … se me dieron dolencias para hacer obras mejores.

Pedí riquezas para obtener la felicidad … se me dio pobreza para que fuera prudente.

Pedí de todo para poder gozar de la vida … se me concedió la vida para que gozara de todo.

No recibí nada de lo que pedí … pero sí todo lo que podía esperar.

A despecho de mí mismo, fueron oídas mis oraciones. Soy entre todos el hombre más bienaventurado.