Bibliadetodos

La Batalla de la Fe

DESCARGAR
LA BATALLA DE LA FE Gn. 12:1-20
OBJETIVO:
Ayudar al niño a observar como el Señor perfecciona la fe de sus llamados a través de las pruebas y de sus debilidades.
VERSICULO PARA MEMORIZAR:
“Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” Génesis 12:3
TEMA:

En nuestra clase de hoy hablaremos de Abram. A través de Abram y su familia, el Señor continuará con su promesa de salvar del pecado a todas las personas que pongan su fe en Jesucristo. Dios no escogió a Abram porque fuera una buena persona, o por que hiciera muchas cosas buenas. Lo escogió porque tuvo fe en Él y confió en sus promesas.

La Palabra de Dios nos dice que el SEÑOR le hace un llamado a Abram, para que a través de él otros pueblos pudieran conocer y servir con fe al SEÑOR.

Para eso Dios le dio unas instrucciones que Abram tenía que seguir. Pero para Abram no fue fácil obedecer el llamado de Dios. Él SEÑOR le dijo que dejara la ciudad donde vivía, porque allí adoraban a dioses falsos, también le dijo que dejara su hogar, sus familiares y amigos, y que fuera a vivir a otra tierra, confiando sólo en el cuidado y la dirección del SEÑOR.

En este llamado del SEÑOR le promete a Abram convertirlo en una nación muy grande a través de sus descendientes y una bendición que influenciaría a todas las naciones del mundo y su nombre sería muy importante y conocido por muchas personas.

Así como el SEÑOR le había ordenado, Abram salió hacia la región de Canaán, pero no quiso ir solo y se llevó a varios acompañantes con él, que hicieron que la bendición de Dios se retrasara.

En su viaje Abram fue deteniéndose en varios lugares y el SEÑOR le habló varias veces y cada vez que el SEÑOR le hablaba Abram construía un altar para adorarle.

Dios puso a prueba la fe de Abram en varias ocasiones, cuando llegó a una región en donde no había alimentos; él decidió viajar a Egipto, saliéndose de los planes que el SEÑOR tenía para él, retrasando aún más la bendición del SEÑOR.

Abram mostró nuevamente su falta de fe el SEÑOR. En esta ocasión cuando entró en Egipto, tuvo temor de que lo mataran y no confió en que lo protegería para cumplir la promesa de que sería una gran nación. Así que se puso de acuerdo con su esposa para mentirle al faraón.

Abram recibió muchos beneficios de parte del faraón, pero un día el SEÑOR castigó al faraón y a su familia con terribles enfermedades. Entonces el faraón ordenó a sus servidores que sacaran de Egipto a Abram y a su esposa, junto con todas sus posesiones.

Para que Abram recibiera lo que Dios le había prometido. Él debía ser obediente a su Palabra y confiar en el SEÑOR aún cuando todo pareciera difícil.

Tags :