Bibliadetodos

La Batalla de la Fe. (El ascenso)

DESCARGAR
LA BATALLA DE LA FE Gn. 13:1-18
OBJETIVO:
Dejar de retrasar, con nuestras dudas y malos testimonios el plan de Dios para nuestras vidas y volver por nuestras jornadas al lugar de nuestra herencia señalado por Dios.
VERSICULO PARA MEMORIZAR:
“Y volvió por sus jornadas desde el Neguev hacia Bet-el, hasta el lugar donde había estado antes su tienda entre Bet-el y Hai, al lugar del altar que había hecho allí antes; einvocó allí Abram el nombre de Jehová.” (Génesis 13:3-4)
TEMA:

En nuestra clase de hoy veremos cómo Abram vuele su confianza hacia Dios, renovando su fe en Él y en sus promesas, dejando así de retrasar las bendiciones que el SEÑOR tenía para él.

La Palabra de Dios nos dice que por la misericordia de Dios Abram salió de Egipto, con su familia y sus posesiones materiales, regresando al mismo lugar en donde antes había acampado y donde había construido un altar para adorar al SEÑOR. Estando en este lugar Abram renovó su fe en el SEÑOR y volvió su confianza y obediencia al propósito que Dios tenía para su vida.

Estando en Egipto Abram y Lot aumentaron su riqueza, los dos tenían muchas ovejas y muchas vacas y muchas personas que trabajaban para ellos y los pastores que cuidaban sus rebaños peleaban mucho entre ellos por el alimento del rebaño. Abram da una solución a las contiendas que había entre las dos familias y le ruega a su sobrino que se separen y le permite a Lot elegir las tierras donde él quisiera habitar y Abram ocuparía el lugar opuesto para su familia y su ganado. Recordemos que una de las promesas que el SEÑOR le hizo a Abram era darle toda esa región. Así que Abram demostró su confianza en Dios permitiendo que su sobrino eligiera primero.

Lot escogió la región que a la vista era prospera para la agricultura y para su ganado. Pero esta región estaba cerca de unas ciudades en donde las personas no amaban al SEÑOR, practicaban el pecado y su maldad era muy grande. Esta decisión de Lot parecía buena, pero en el corazón de Lot estaba el deseo de poseer muchas riquezas, poniendo su mirada en las cosas temporales y no le importó que los valores y el estilo de vida de los habitantes de estas ciudades estuviera en contra de los valores de la Palabra de Dios y que además podían influir en su vida y contaminar a su familia.

Después de que Abram y Lot se separaron, el SEÑOR habló nuevamente a Abram y le confirmó su promesa de convertirlo en una nación muy grande a través de sus descendientes y de hacer su descendencia tan numerosa como el polvo de la tierra.

Ahora el SEÑOR le ordena a Abram que recorra en todas las direcciones la región que le había prometido. Así que Abram se fue a vivir junto a un bosque y como era la costumbre de Abram, allí edificó un altar para adorar al SEÑOR. A todo lugar que Abram iba edificaba un altar al SEÑOR como un testimonio de su fe en el Dios verdadero.

Tags :