Bibliadetodos

El miedo distorsiona la Realidad

CLAVE 3
Caerán a tu lado mil…

¿Cómo has amanecido hoy? ¿Cómo está tu familia? Seguimos avanzando en esta serie de mensajes especiales, que tienen como objetivo darle la vuelta al miedo por el coronavirus COVID-19 y reemplazarlo por las promesas del SALMO-91.

“Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos.” (Salmo 91:7-8)

Recuerdo que, cuando era aún un niño, una compañera de clase tuvo dolores por la zona de la ingle. Sospechando que podía tratarse de apendicitis, la llevaron al médico. Gracias a Dios al final no fue nada más que un susto, pero de alguna manera esa experiencia me afectó. El miedo a padecer apendicitis entró en mí, y durante años, cada vez que sentía algo en la región inguinal, se me aceleraba el pulso y me ponía a orar, deseando que no fuera nada.

Cuando vemos los estragos que causa el coronavirus en las personas por todo el mundo, el miedo quiere apoderarse de nosotros. Parece que no hay escapatoria, pero aquí es donde el Salmo 91 le da la vuelta a la situación, y el Señor nos dice: “¡Aunque veas a miles caer a tu lado, no temas! ¡Yo estoy contigo, Yo te protejo! ¡Fija tus ojos en Mí!”

Sí, querido(a) amigo(a), el miedo distorsiona la realidad, amplifica cosas que son irreales. ¿Sabes que en los más de 25 años desde que ocurrió el incidente con mi amiga, nunca he tenido apendicitis? ¡No tiene sentido estar atado por el miedo! Estoy convencido de que hoy Dios va a empezar a liberarte de tus miedos también, en la medida en la que pases más tiempo con Él, como veíamos ayer.

Ponte en Acción

  • En medio de la alarma social que se ha desatado, es fácil dejarse llevar por el miedo. ¿Cómo describirías las sensaciones que estás experimentando? Piensa dos minutos en ello.
  • El miedo nos lleva a actuar de manera incorrecta es tiempo de ser responsable, de cuidar las medidas de higiene, pero a la vez es tiempo de estar firme con confianza . haz una oración al Señor pidiéndole por fortaleza por fortaleza, valentía y sabiduría en este tiempo. Pídele que ningún de tus decisiones sea motivada por el miedo, sino por su sabiduría en tu vida.

¿Te gustaría orar conmigo?

“Padre, te pido por mi querido(a) amigo(a), para que sienta tu paz en medio de esta tormenta. Pido por protección sobrenatural sobre él (ella) y sobre toda su familia y amigos. Envía tus ángeles, y haz milagros en nuestras vidas, Señor. ¡Gracias por tu victoria! En el Nombre de Jesús. ¡Amén!”

Te llevo en mi corazón.