Bibliadetodos

¿Cuál es tu petición más atrevida?

¿Cuál es la petición más atrevida que le has hecho a Dios a lo largo de tu vida? Ya sabes, esa petición que es tan grande que te da incluso miedo compartirla con otras personas, por miedo a lo que puedan pensar.

El Rey Salomón tuvo un sueño en el que Dios mismo le dio la opción de concederle lo que le pidiese. La petición de Salomón fue una: sabiduría para saber dirigir a Su pueblo. Dios derramó sabiduría en su corazón hasta convertirse en la persona más sabia de sus tiempos, y añadió con ello riquezas incontables a su reino, así como autoridad.

Salomón experimentó el favor de Dios de una manera extraordinaria a lo largo de su vida, pero cuando llegó a la vejez se desvió. Dice la Biblia que “cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David” (1 Reyes 11:4). ¿Cómo la persona más sabia de sus tiempos pudo desviarse de esa manera? Por tener relación con las personas equivocadas. Salomón:

  • Tenía muchas mujeres, lo cual no era el modelo dado por Dios.
  • Y varias de sus mujeres no eran del pueblo de Israel, lo cual era prohibido por la Ley.

El resultado es que esas mujeres, con el paso del tiempo, consiguieron finalmente “inclinar” el corazón de Salomón hacia esos otros dioses. Lo que en un primer lugar era claro para él, al final se fue difuminando, y llegó a aceptar lo inaceptable.

Querido(a) amigo(a), es crucial rodearnos de personas que sean una buena influencia para nuestras vidas. Déjame orar por ti: “Señor, te pido que ayudes a mi querido(a) amigo(a) a rodearse de personas que sean de bendición para su vida. Y en aquellas áreas en las que no pueda escoger, quiero pedirte que pueda ser una fuerte luz que bendiga e influencie a esas personas, para gloria de tu Nombre. En el Nombre de Jesús. ¡Amén!”